Aprender Francés

París, la ciudad más turística del mundo, es aquélla donde nos podemos sentar por horas y disfrutar de un café, mientas observamos a la gente pasar. A pesar de la reputación hiperactiva del alma gala, Francia nos invita a la contemplación… y también a los placeres sensuales.

Placeres visuales. Francia constituye un himno a la arquitectura y a los vestigios preservados de la historia. Pero también a una naturaleza variable que, desde los departamentos mediterráneos hasta las planicies del norte, invita a disfrutar la vida al aire libre. En Niza, por ejemplo, se hace imperativo visitar aquellos lugares hermosos que inspiraron a los pintores de comienzos del siglo XX. Placeres del paladar. No es necesario extendernos mucho en este tema. Francia es el país del buen comer y de recetas antiguas que se transmiten en secreto. Cada hogar francés le rinde un homenaje diario a la trinidad “pan, vino y queso”. En este país conformarse con un plato de comida rápida es casi una ofensa. Finalmente, placeres del alma. Existe una pasión francesa por el idioma francés. De Molière hasta Serge Gainsbourg, los poetas se inspiran en los acontecimientos cotidianos, en las expresiones picantes y en los regionalismos para enriquecer sus versos. En el cine francés, uno de los más independientes del mundo, descubrimos también la metamorfosis que ha sufrido la gramática de esta lengua. En lo que respecta a los franceses, aunque a veces un poco impacientes, son interlocutores maravillosos, quienes, enamorados de su madre patria, quieren que los visitantes conozcan todas sus bellezas… entre ellas, el idioma constituye un valor eterno

BURDEOS
FRANCE LANGUE
Burdeos es reconocida por ser una de las zonas vinícolas más importantes del mundo, lo que suena muy interesante para cuando salgas del curso de francés.....
NIZA
FRANCE LANGUE
Niza es una ciudad que no deja a nadie indiferente. Encontrarás gran cantidad de galerías de arte y...

Captura de pantalla 2017-06-19 a las 1.47.41

NIZA
FRANCE VOLONTAIRE
Niza es una ciudad que no deja a nadie indiferente. Encontrarás gran cantidad de galerías de arte y... hacer una actividad de voluntariado apasionante
PARIS
FRANCE LANGUE
París es la cosmopolita capital de Francia y es una de las ciudades más habitadas de Europa. Es, además...

Captura de pantalla 2017-06-19 a las 1.49.33

PARIS
TOTAL INMERSION
París es la cosmopolita capital de Francia y es una de las ciudades más habitadas de Europa...

Captura de pantalla 2017-06-19 a las 1.50.44

EL IDIOMA- FRANCÉS

Desde la época de los trovadores y los juglares que cantaban baladas de amor, hasta nuestros días, pasando por los salones parisinos– lugares privilegiados de las conversaciones brillantes y de la seducción en los siglos XVII y XVIII – el francés siempre ha sido considerado como la lengua del amor. Pero antes de convertirse en el idioma favorito de las estudiantes japonesas, la más germánica de las lenguas romances fue primeramente la lengua de París.

Breve historia de la lengua de París
50 años después de la llegada de las primeras legiones romanas a Provenza (120 a. de C.), los pueblos de la Galia abandonaron su idioma céltico por el latín. Con el tiempo, este último sufrió profundas modificaciones, si bien todavía no se trata del francés.

En el siglo III, los francos (inicialmente alistados comCaptura de pantalla 2017-06-19 a las 16.35.20o mercenarios en el ejército romano) ocupan el Norte de la Galia. Dos siglos más tarde, los alamanes se instalan en el Este (con un idioma que perdurará hasta nuestros días: el alsaciano). Todo comienza con la conversión al catolicismo de los francos, emulando a su jefe Clodoveo (498). Se instala a partir de entonces un bilingüismo latino / germánico que constituirá un verdadero crisol donde se forjará la materia prima de la futura lengua francesa
. Esta influencia germánica se encuentra en numerosos aspectos: el campo semántico de los colores, totalmente renovado; los numerosos sustantivos pertenecientes a los ámbitos de la guerra, la construcción, el mar, la vestimenta, la vida doméstica, la cocina, la vida rural y los animales; numerosos verbos y la forma de los topónimos, principalmente del Norte de Francia, son asimismo de origen germánico.